jueves, 21 de abril de 2005

Un duro día



Llegas a casa cansado y ves tus cosas, tus libros, tu sillón, enciendes la televisión y te relajas. Instintivamente pones un cojín en el brazo del tresillo, tu cabeza se lanza encima de él y el cuerpo se desparrama en el sofá. No sabes cómo ni por qué, pero tu mente te ha dejado en un sueño sentado en la orilla de un lago, con una verde pradera alrededor y las imágenes de grandes cumbres reflejadas en el agua. Ese instante te recuerda intensamente un momento vivido antes, no sabes muy bien cuando. Te sientes parte de la naturaleza; detrás tienes un bosque donde se oye el canto del zorzal, que te invita a entrar en la espesura. Frondosas hayas y robles entre las que serpentea un riachuelo que salva piedras y peñascos, que murmulla jugueteando con los guijarros y las ramas. Hay un olor a hoja húmeda y a boj. Se pierde la mirada en el fondo del bosque. De repente oyes un sonido extraño. Abres los ojos y ves en el televisor a un águila chillando y arrastrando en el aire a una cría de sarrio que luego lanza al vacío. Te acuerdas un momento de la familia de Félix Rodríguez de la Fuente y de lo a gusto que estabas, y de repente vuelves de nuevo al bosque de antes. Ha sido un duro día.

8 comentarios:

nuse dijo...

Kelki, hazme caso: NECESITAS UNAS VACACIONES jajajajaja

Cierzo dijo...

Me has hecho recordar por unos instantes un día muy especial que compartí con una estupenda persona paseando entre la frondosidad de un bosque, montañas alrededor, susurros del riachuelo...
Me has hecho recordar.

MrMann dijo...

Mal hábito ése de llegar a casa y encender la tele. Sobre todo para los que vivimos solos, porque es cierto que la tele acompaña, pero también entontece. El día que me dí cuenta de ello cogí mi televisor y se lo regalé a mi madre. Allí sigue

Javier dijo...

Jajajaja Totalmente de acuerdo en que necesito unas vacaciones, salir al campo y que me de el sol.
Me alegro cierzo de que estuvieras tan a gusto ese día.
Bueno MrMann, lo de llegar a casa y encender la tele no lo tengo como hábito. Tengo una serie que me gusta ver mucho y un par de programas regionales que hacen unos amigos, el resto lo pongo de ciento a viento. Soy aficionado al teletexto para estar al tanto de la actualidad de un plumazo. Ahora en las televisiones hay demasiados programas de esos en los que gente gritona maleducada está ansiosa por soltarle al otro "y tú más". También tenemos, afortunadamente, alguno cultural y etnográfico bastante bueno. Tampoco la tele es tan mala. Sólo tienes que dominarla, como al tabaco, al alcohol, los juegos de azar, la playstation, el ordenador...

MrMann dijo...

joé, Kelkian, me haces sentir un tipo raro, porque yo no tengo nada de eso, ni tv, ni playstation, ni juegos de ordenador, ni tabaco, ni alcohol...Sí que tengo un vicio, cierto, la lectura. Tengo que controlarme en lo que leo y lo que compro.

Javier dijo...

¿¿No me digas que lees mucho?? Uff, ya lo siento. Pero ¿has ido a algún especialista para que te lo mire? ¿estás en tratamiento o algo?

Bergeronnette dijo...

Ufff, que ganas tengo de que se acabe este día.

Agustín dijo...

Llevo la tira de años sin tele... y no la echo de menos. Hace poco una amiga me invitó a ver la suya... me sentía extraño entre anuncios, zapeos y personajes desconocidos...