martes, 26 de abril de 2005

Ínsula Barataria



Ignoro cómo sería la Ínsula Barataria de El Quijote, pero el sábado estuve en una boda en una finca que se llamaba así, también en Alcalá de Ebro, y pude disfrutar de unos entrañables momentos con amigos, una deliciosa comida por los jardines y el interior del edificio, armoniosos músicos tocando, una odalisca danzando al estilo árabe, amigos de los novios cantando arias de ópera y zarzuela, jotas, tocando el piano, poniendo una disco móvil para bailar unas horas, recena, más juerga en la ciudad... La ilusión con la que se hacen las cosas se contagia y el cariño puesto en todo te hace participar y sentirte bien. ¡Viva la gente con ganas!

5 comentarios:

Cide dijo...

¿Por eso has estado sin postear estos días?. ¿Estabas de resaca?

Javier dijo...

La verdad es que la semana cansada estaba muy cansado por dormir poco. El viernes salí y el sábado estuve todo el día con la boda (fue por la mañana). La cosa se alargó hasta las seis de la mañana, cuando ya dejé de ser persona. Unas pocas horas de sueño y enseguida a hacer cosas. El domingo por la noche quise escribir un post, pero no hubo forma de levantar a mi mente de la cama. Hoy 2X1, ok?

MrMann dijo...

Casualmente, conozco a la dueña de esa finca. Creo que el negocio le va regular.

Javier dijo...

Una pena que el negocio no le vaya bien. Creo que le falta publicidad. El sitio es muy bonito, sobre todo para cuando hace buen tiempo, pero no lo conoce nadie. Antes de la boda pregunté a mucha gente que no había oido hablar de él (incluido yo).

Bergeronnette dijo...

viva, viva. Ese tipo de celebraciones son las que siempre quedan en la memoria de los que han asistido. No sólo es la fiesta entre los novios, sino también de toda la gente que los rodeaba, y que han llenado de alegría el día.