lunes, 4 de abril de 2005

Multitud



Puede haber mucha gente, pero en cambio tienes la sensación de estar solo. Quizá tengas el convencimiento de que el amor de tu vida se encuentra ahí pero no sepas donde está.

7 comentarios:

nuse dijo...

La soledad es cruel, pero si dejas que la acompañe la esperanza se convertira en una compañera de viaje pasajera, temporal.
Los grandes amores aparecen en el instante menos esperado y en el más adecuado.
Besitos Kelki!

teresiri dijo...

¿Puede ser que el "quizás" sobre? Creo que entre la gente está el amor de tu vida y el de la de tod@s. Simplemente no hay que desesperar, no esperar pero sentirse y vivir esperanzado.
¡Gran, aunque difícil, ejercicio vital!
Besos,

Cide dijo...

Dice un poema de Gabriel Celaya:

A SOLAS SOY ALGUIEN

A solas soy alguien.
En la calle, nadie.

A solas medito,
siento que me crezco.
Le hablo a Dios. Responde
cóncavo el silencio.
Pero aguanta siempre,
firme frente al hueco,
este su seguro
servidor sin miedo.

A solas soy alguien,
valgo lo que valgo.
En la calle, nadie
vale lo que vale.

En la calle reinan
timbres, truenos, trenes
de anuncios y focos,
de absurdos papeles.
Pasan gabardinas
pasan hombres "ene".
Todos son hombres como uno,
pobres diablos: gente.

En la calle, nadie
vale lo que vale,
pero a solas, todos
resultamos alguien.

A solas existo,
a solas me siento,
a solas parezco
rico de secretos.
En la calle, todos
me hacen más pequeño
y al sumarme a ellos,
la suma da cero.

A solas soy alguien,
valgo lo que valgo.
En la calle, nadie
vale lo que vale.

A solas soy alguien,
entiendo a los otros.
Lo que existe fuera,
dentro de mi doblo.
En la calle, todos
nos sentimos solos,
nos sentimos nadie,
nos sentimos locos.

A solas soy alguien.
En la calle, nadie.

Agustín dijo...

Muchas veces cuanta más gente alrededor más sólo te encuentras... Quizás porque sabes que ese 'alguien' que sabes que está ahí afuera va a ser más difícil de encontrar...

Javier dijo...

La gran soledad viene de no encontrar amor dentro de nosotros mismos para nosotros. Así no estaremos solos nunca. Tendremos nuestro amor y el de otros muchos que vendrán atraídos por él.

Bergeronnette dijo...

Jeje, me quitaste las palabras de la boca, Kelkian.
Todo comienza en nosotros mismos, desde el amor, hasta las oportunidades creadas. Si no nos queremos, como vamos a ser capaces de entregar algo, que pensamos no tener?

Besos

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con los dos, con Kelkian y con Galatea. Hay que quererse primero a uno mismo. Y también es cierto que a veces no nos damos cuenta de que hay alguien especial ahí porque simplemente nos pasa desapercibido. Mientras buscamos o esperamos, no pensemos tanto y disfrutemos del momento al máximo. Nunca sabemos cuanto tiempo estaremos aquí. Uno se entristece anhelando. Es mejor dar gracias por lo que ya tenemos.
Marimar