sábado, 26 de marzo de 2005

Solo un poco más



- ¿No quieres más?
- No, no me apetece ahora
- Venga, un poquito, que siempre te ha gustado mucho
- Ufff, es que ya no puedo más
- ¿Qué pasa, que no te gusta?
- Sí que me gusta...
- Si te hubiera gustado habrías seguido
- Perdona, pero es que me he dejado el corazón en casa. Me tengo que ir.

2 comentarios:

Bergeronnette dijo...

Ejem... Real como la vida misma, hay días que es mejor no "discutir", pero... Se diga siempre lo que se diga, parece que no haya salida para evitarlo. En esos casos, lo mejor es callarse y retirarse. (Creo)

Un beso.

Agustín dijo...

Tremendo... el otro día sentí lo mismo. Que malo es eso de dejarse el corazón el casa. En casa o en cualquier otro lugar. Ya ni sé dónde está el mío...