miércoles, 9 de marzo de 2005

Lo siento...



Lo siento... A veces estas palabras no bastan. Nos gustaría oir algo más: que somos comprendidos, ayudados, reídos, queridos... Hay veces en las que su entonación nos indica una sentida culpa y otras en las que percibimos un frío desapego cuando más queremos cercanía. Lo siento...

3 comentarios:

Bergeronnette dijo...

Quién dice que un "lo siento" no basta? Tal vez en el preciso momento en que se dice, pueda parecer una nimiedad. Pero esas dos palabras conllevan una reflexión, y una auto-crítica, sobre lo que se ha dicho, hecho o pensado.
Al menos, eso quiero entender. Un lo siento dicho unos minutos o días después, hace entender que realmente importas, sino... No se hubiera dicho ese lo siento.

Un beso.

P.s. Espero que no te importe que haya enlazado tu blog :)

Javier dijo...

Bueno, puse que "algunas veces" no bastaba el decir "lo siento". Hay gente que utiliza esta muletilla para seguir haciendo lo que le viene en gana, pero hay otra que cuando dice estas dos palabras está haciendo un ejercicio de autocrítica y gran sacrificio contra su vergüenza. ¡Bravo para éstos!
Bueno Galatea, no me ha importado en absoluto que hayas enlazado mi blog. Te estoy agradecido y es un honor aparecer por allí. Espero superar este pudor que me ha llevado a mantener hasta el sábado pasado este blog casi en secreto. Algunos amigos internautas se han sorprendido de que no les avisara de su existencia, ya que han tenido que leer mi nombre en otro blog para saber que algo de mí estaba latiendo por la red.
Un beso

Agustín dijo...

Con esa sensiblidad tendría que ser delito permanecer en el anonimato.

Creo que en ocasiones hace falta mucho valor para decir esas palabras. Por otro lado, cuando son sinceras, se sabe.

Un abrazo