martes, 15 de marzo de 2005

Maniquí


Hay veces que tienes la sensación de estar hablando con un maniquí. Tiene la mirada fría, concentrada en algo distante y con la apariencia de haber desconectado hace rato de lo que estás diciendo. Está claro que no le interesas. Tiene que aparentar cortesía, pero no puede. Está pensando en otras cosas y se abstrae. Tal vez sea un maniquí. O no.

3 comentarios:

Agustín dijo...

Conozco maniquíes que escuchan más y mejor que algunas personas... Es una pena ir a según que sitios y sentirse completamente ignorado.

Me quedo con esas otras personas (poquitas, pero alguna hay) que siempre tienen el alma preparada para dedicártela.

Bergeronnette dijo...

Buenos días!

También tienes que tener en cuenta, que esa persona puede estar concentrada en algo, pero te sigue escuchando. (que hay personas que podemos hacer varias cosas a la vez)

Aunque la mirada fría... Es dura de combatir. Tal vez timidez?

Un beso.

MrMann dijo...

Bueno, como en la película "Náufrago", en la que Tom Hanks se pega media peli hablándole a un balón de fútbol. Por cierto, sería bueno, para el país, que las tardes de los domingos los millones que las pasan viendo cómo pegan patadas a un balón de fútbol dedicaran un rato a tomarlo entre sus manos y a hablarle...