jueves, 24 de febrero de 2005

El sueño de Independencia



Viniendo para la oficina me he encontrado con un personaje integrado de toda la vida en el paisaje urbano de la ciudad. Pasando a diario como paso cuatro veces por la plaza de España me lo encuentro a menudo. Creo que se llama Antonio. También le llaman Lenin, Sheriff (por su forma de andar) y de alguna otra forma más. Es el vagabundo más genuino de Zaragoza. Nunca ha pedido dinero. Suele sentarse en el peldaño exterior del bar Doña Tapa, junto al Banco de España, tomando muy digno un cortado. Él nunca quiso entrar al bar y las camareras le sacan afuera su consumición, que paga religiosamente. Hoy estaba a las tres tomando una jarra de vino. A las cuatro dormitaba en la esquina de Independencia con la plaza de España. Parece sacado de un cuadro de Velázquez.

10 comentarios:

MrMann dijo...

Pues sí, "El Lenin" es uno de los mendigos más conocidos de Zaragoza, yo lo recuerdo de hace más de veinte años ya.
Otro muy conocido era "el Vladi", con su pelo largo y barba, su perro y un tiempo su novia y sus amigos. Yo lo conocí antes de ser mendigo, iba conmigo al instituto... hace unos años que ya no se le ve.

Javier dijo...

Viendo a tu antiguo compañero de instituto de mendigo piensas que cualquiera puede acabar igual. Una mala racha económica, un desarraigo sentimental y una ausencia de dignidad pueden ser suficientes para empezar ese camino. Que nunca perdamos la dignidad.

Bergeronnette dijo...

Que sorpresa encontrarme a este señor en un blog. Y tienes toda la razón, forma ya parte del paisaje de Zaragoza. No sabía su nombre, ni los apodos que tiene.
Junto a él, habría que añadir también a dos mendigos más, el señor de las palomas, que hace de los soportales de Independencia su "casa", y una señora, que toma el sol por las mañanas, al lado de la Puerta del Carmen, y por las tardes, en el Coso, y que deja a su lado, descansando, a su pierna de plástico.

Un beso.

Javier dijo...

A mí me gustaría distinguir entre vagabundo y mendigo. El 'Sheriff' no pide, y por lo tanto no se le puede considerar mendigo. De tanto estar sólo y de beber para olvidar ha perdido la mayoría de sus facultades mentales. Hay otro vagabundo que también ronda la plaza de España, más joven, de la misma altura y bastante más bebido casi siempre. De piel curtida, morena por el sol, a veces bigote y barba de varios días, desafía en los pasos de cebra a peatones y conductores. A veces se le olvida subirse los pantalones y pasea su miembro citando a los transeuntes como a los toros, a veces de pie, a veces a porta gayola. Creo que la vida le ha dado unas cornadas de las que no se ha recuperado.

Javier dijo...

Querida Galatea: he visto los mendigos que tu citas muchas veces. Es curioso ver a la señora con la pierna de plástico descansando al lado de la puerta de un gran banco. Supongo que el de las palomas será el que lleva a veces cachorrillos, toca la armónica con una mano y con la otra da con un palo a una lata. Ése me da un tufillo falso, pero es sólo una intuición.
Galatea, es todo un honor el recibirte en esta página escondida y discreta. Recibe un cariñoso beso de mi parte.

Bergeronnette dijo...

Tomo nota de la distinción, y de tus palabras. Me inspiraste una historia, o tal vez fue la foto de el "Sheriff", en cualquier caso, me gusta como te expresas. Gracias por el recibimiento.

nacho dijo...

A mi tambien me ha impresionado ver en tu web a esta persona. Es al zaragozano que más admiro. Impresionante su adaptación al puto suelo. Incomprensible su resistencia de décadas. Inigualable.

Vanlat dijo...

Acabo de verlo...
Me ha impresionado mucho.
Recuerdo a este señor desde siempre.
Este verano tuvimos un "altercado" con él.
Cada vez que le veo me surge una historia nueva en la cabeza.
Gracias por su imagen.
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
(En otro orden de cosas) Me gustaría añadir tu entrada en mi blog, por supuesto citando su fuente.Espero tu respuesta

Javier dijo...

Estás autorizada, Vanlat. Siempre me ha cautivado la imagen de ese hombre y la historia que lleva dentro. Es parte de la vida de Zaragoza en la calle. Saludos

MABANA dijo...

Creo que este tipo de personajes, son universales...formando parte de lo que nos rodea y que pocas veces reparamos en ellos.

En mi caso siempre que les veo, ya sean jóvenes o viejos...pienso, una historia x la cual estan ahi...además de preguntarme, donde estan sus gentes?...no sé, siempre acabo pensando que soy afortunada por algo...

saludisimos, mnkanto tu espacio