martes, 10 de octubre de 2006

Soplo




















Un soplo de fuego aviva nuestra llama, impresiona, atemoriza, arrasa nuestra desidia y convierte nuestra pereza en cenizas

1 comentario:

Fernando dijo...

hermoso hombre dragón, iluminando la noche...saludos