jueves, 9 de junio de 2005

En la inopia



Vamos a ver... ¿Es que aquí no se entera la gente de que en este mundo estamos para ser felices?

9 comentarios:

cierzo dijo...

Pues sí chiqué... saber, lo sabemos, pero... ¿y conseguirlo??
En ello está lo difícil de la cuestión.
Pero allí estamos, allí mismo... Besitos Kelki

nuse dijo...

y quien cohones no se ha enterao????
Yo hace muuuucho que lo se.
Y ya he dicho muchas veces que el que la sigue la consigue...
Bisitos!

Bergeronnette dijo...

Me encanta esa foto!!

Felicidad?? Y eso que es??

Javier dijo...

Bueno, veo que por aquí hay de todo: quien está en ello, quien ya la tiene y quien no sabe lo que es. Un fiel reflejo de la población mundial. ¡Besos para todas!

Cide dijo...

¿qué mayor felicidad que hacer sonreir a alguien?

Y si es a un niño mucho mejor.

MrMann dijo...

Yo sí, por supuesto... y además practico.
En cuanto a la foto... nunca les echo dinero. Siempre echo un euro a los rusos que tocan en el paseo, pero nunca a las "estatuas vivientes". No sé, no me parece bien... entiendo que tiene su mérito estarse tan quieto, pero no me parece que sea nada productivo, ni como arte, ni como espectáculo, ni como nada. Es una gran chorrada, además de inmoral, echar dinero a alguien por estarse quieto sin hacer nada.

http://www.comoelairequevuela.blogspot.com dijo...

Para mi también es arte, esta forma relativamente nueva de ganarse la vida. Algunas "estatuas" son dignas de estar un ratito mirándolas. Como en la vida, hay de todo, mejores y peores, pero algunas son auténticas muestras de arte.
Man, ¿alguna vez les has dedicado tiempo, poniéndote enfrente de alguna y observando su pestañeo, su respiración, cómo controlan las estupideces de la gente que pasa a su lado, y la estoicidad con que nos aguantan?
Yo creo que se ganan la vida algunos, bastante mejor que los que puedan tocar instrumentos, pero claro, lo de la música clásica, como que es más "in", no?
Ay, ay, ay...

Charito Piedra dijo...

pero a veces no llevamos las gafas adecuadas para mirar...

Javier dijo...

A veces más que gafas nos hace falta ponernos más cerca. Atrevernos a ser felices y salir de nuestra mediocridad.