lunes, 20 de junio de 2005

Oasis



Sol sol y sol. Tardes de fuego en Zaragoza. Las cinco de la tarde y la calle abrasa. Bajo el puente de la Almozara junto al Ebro logro que mi cuerpo respire sin temor a desfallecer.

6 comentarios:

MrMann dijo...

¿Pero qué haces a las cinco de la tarde en la calle?

nuse dijo...

Eso digo yo! que hacias eh eh??' ayss pillin pillin... a la orillica del Ebro, acompañado me imagino!

Javier dijo...

Jajaja Tenía un rato antes de las seis y me propuse sacar alguna foto interesante, pero se me reblandeció el cerebro y me encontré con todas las ideas socarradas. Lo único que quería era encontrar una sombra, lo demás era inducción al suicidio...

cierzo dijo...

...ideas socarradas... inducción al suicidio... ¿pero qué pasaba a las seis???
Ayyys , me tienes preocupada...

Javier dijo...

No te preocupes, cierzo. Estas cosas pueden pasar en un desierto como el de Zaragoza con temperaturas de 40º. La próxima vez contendré este impulso que me hizo saltar a la calle como un pez salta a una sartén ardiendo.

Cide dijo...

Está siendo horrible este calor. Y lo que viene no sé si es mejor.

Siempre nos quedarán las piscinas. Comer helados viendo chicas en bikini, bañarnos al sol,...