miércoles, 17 de enero de 2007

Cambio climático

















Terraza del Paseo del Óvalo, Teruel. Invierno. Trece de enero de 2007. Cuatro y media de la tarde. Temperatura al sol: 30º. Se ve a la gente de manga corta. Yo mismo. Los abrigos y jerseys de nuestro grupo están amontonados en una silla. El termómetro llega a marcar 31º. El cambio climático llega a Teruel. Teruel existe.

P.D.: Hay gente que dice que el dueño del bar es catalán, otros que inglés.

5 comentarios:

Valeria dijo...

Hola! Te las seguís ingeniando para mostrar fotos bonitas bien bonitas.
Que bueno, compartimos el calor.
Dicen que el dueño del bar es un tal Gregorio............
Salú!

ana a. dijo...

Cuando vivía en Teruel, recuerdo que la oscilación térmica era muy elevada: estábamos a bajocero por la noche, y al mediodía casi si podía tomar el sol en la terraza. Pero lo de los 30 grados ya es mucho. Viva Teruel, que existe y es una joyica.

Anónimo dijo...

Transmiten mucho tus fotografías, qué tipo de cámara usas para tomarlas?, son fantásticas...aunque seguramente es el autor que sabe cuando captarlas.
felicidades.

Anónimo dijo...

Miedo me da este verano que está por llegar pronto... pero que bien pronto...
Te leo a menudo, aunque no te des cuenta.
Un beso cálido tb, como nuestro clima,
Cierzo

Javier dijo...

Valeria, veo que has adivinado el nombre real del dueño del bar. Ana, he descubierto de nuevo Teruel. Hacía muchos años que no paseaba por sus calles. Encontré iglesias sorprendentes, puertas gigantes, ascensores curiosos, techumbres únicas y una temperatura estupenda para estar en una terraza. Anónimo: hasta octubre usaba una cámara compacta Olympus C-50. Fue entonces cuando di el paso a la reflex digital y compré una Nikon D80. Tiene mayor calidad y mejores posibilidades con los objetivos, aunque en muchas ocasiones la veo muy invasiva con el entorno. Para mí a la hora de hacer una fotografía es importante prestar atención a los detalles que logren conmoverme. Gracias por tus comentarios. Cierzo, un beso cálido también para tí. Gracias por seguirme en silencio.