martes, 17 de mayo de 2005

Futurología



Las soluciones que llega a dar la gente a los males del alma son de lo más peregrinas. Algunos ponen una flor de cardo en el dintel de una puerta para que espante una bruja o un mal espíritu. Además podemos conseguir grandes cosas con pequeños esfuerzos. Si seguimos una cadena y enviamos un mensaje a diez conocidos entonces veremos cumplirse nuestro deseo más íntimo, aunque todavía seríamos más felices si el correo lo enviáramos a quince. También podemos decirle al ordenador qué tres cartas vamos a elegir al azar para saber cómo se va a decidir nuestro futuro a medio plazo con toda seguridad. Qué suerte el tener las llaves para poder ser felices.

7 comentarios:

MrMann dijo...

Las llaves las tenemos todos, lo que hay que saber es qué puertas abrir y qué puertas cerrar con ellas.

Athe dijo...

No me gustan los amuletos ni similares. Y no paso ninguna cadena...

Las llaves siempre suelen aparecer en el fondo del bolso :o) Aunque yo llevo toda la vida equivocándome de cerraduras...

cierzo dijo...

Me ha encantado la foto Kelki.
Besitos

nuse dijo...

Yo pienso que si la deseas con fuerza y con convicción, más pronto o más tarde viene a ti, eso si... arriesgando, buscando... sin esperarla sin más.

Cide dijo...

Creer en supersticiones trae mala suerte.

Bergeronnette dijo...

Pero las llaves las tenemos nosotros mismos!! Nadie puede saber, mejor que nosotros, qué nos puede hacer felices.

Pero preferimos entregarle nuestras ilusiones y esperanzas a una máquina o a un engañabobos, antes que darnos cuenta de eso.

Aaron the Truck Driver dijo...

Voo doo dolls?