miércoles, 4 de mayo de 2005

Ordesa



La naturaleza se torna capricho, belleza, armonía, plenitud de sentidos.

4 comentarios:

nuse dijo...

Recarga las pilas ¿verdad?
Besitos!

Bergeronnette dijo...

Bien bonito que es este sitio.

Cide dijo...

Me encanta Ordesa. Ver todo el valle desde Góriz, subir el Monte Perdido. ¡Qué maravilla!

Javier dijo...

A mí me gusta ponerme bien cerca de esta cascada del Estrecho y contemplarla con los cinco sentidos. La bruma del agua rebota arriba del muro, las finas gotas salpican tu cara, los colores cambian según la luz del sol, el rugir del agua resuena encajonado y el aroma fresco del agua se esparce alrededor.
Protejo el objetivo de mi pequeña cámara y capto este momento maravilloso tan intenso.