sábado, 18 de agosto de 2007

Vuelta

















Tienes el mar de ida en tus recuerdos de vuelta a casa. El placer del descanso huye del reencuentro con la realidad cotidiana. La mente sigue retozando sobre la arena, el sol y las olas. La brisa continúa trayendo el olor a mar y tu cuerpo se zambuye una y otra vez sobre un recuerdo y otro.

5 comentarios:

Glo dijo...

Bella fotografía.

Javier López Clemente dijo...

Además de poner puertas al campo, ¿quién coño decidió vallar el mar?

Salu2 Córneos.

Puri dijo...

Espero reencontrarme con un mar tan hermososo como este dentro de poco.
Muy bonita la fotografía.
Que el recuerdo de ese mar dibuje una sonrisa en tu rutina cotidiana.

Javier dijo...

Sería muy triste el ponerle vallas al mar. Afortunadamente este es un lugar con piscinas de agua de mar que casi se juntan con el océano. Gracias a todos por vuestros comentarios.

aprendiza de risas dijo...

Es un lujo poder revivir en el recuerdo los bellos acontecimientos pasados.
Otra cosa es toparse con la cruda cotidianeidad.

¡Aysss, ya queda poco para la vuelta al cole!

Besos en el regusto del verano que aún no ha terminado,