martes, 28 de agosto de 2007

Interpretando a la vida





























Caminaba
corría
un sinfín de movimientos salían de su música
daba volteretas hacia atrás
como un saltimbanqui
se paraba y andaba a zancadas
volvía sobre sí y giraba
como si bailara un vals
Era un duende o un fauno
una chispa
un diluvio de luces cayendo sobre el río
un coro de olas bramando a la vida
estallido de fuegos en un punto del cielo
Él y sin embargo

yo
todos
el mundo que danza
mientras nuestros corazones van

1 comentario:

Athena dijo...

Los acordeones siempre me han recordado el colegio cuando nos llevaban de excursión :o)