jueves, 23 de agosto de 2007

Hora de la siesta

















En cualquier pueblo pequeño del sur de España la siesta en verano es sagrada. Las calles se quedan vacías y el sol abrasa a aquel que se atreva a salirse del lugar con sombra.

2 comentarios:

Luis dijo...

Me ha recordado al Árbol de la ciencia cuando viaja a ese pueblo andaluz...el sol no perdona!

Mamen Villanueva dijo...

Llevo una semana echándolas de menos.Las llaman el diablo meridiano.