jueves, 3 de mayo de 2007

El color de la ventana que se mira




























Quizá tengamos que poner puertas y ventanas de colores para tener diferentes visiones cuando no haya cristales por los que mirar a través.

3 comentarios:

Javier López Clemente dijo...

Me temo que mi astigmatismo unido a mi miedo a los quirófanos (y eso que no he estado en ninguno) me dejará siempre la visión de las cosas a través de cristales.

Salu2 Córneos.

Javier dijo...

Ten por seguro que mi discromatismo me hará apreciar unos colores distintos a los que puedas ver a través de tus cristales. El procesar las formas y sus detalles no quiere decir que tengamos la capacidad de apreciarlas en su globalidad. Por eso me gustan cuando, independientemente de cómo son, me sugieren algún sentimiento de asombro, inmensidad, melancolía, calidez, atracción sin saber por qué... Saludos, Javier

Javier López Clemente dijo...

¡¡¡Eso es lo que yo digo!!!
Las cosas nunca son como nosotros las vemos aún cuando todo el sistema funcione bien porque por el camino de la física se va perdiendo la sustancia.
Salu2 Córneos.