martes, 17 de abril de 2007

Tentadero de la vida

















Hay valientes que saltan al ruedo delante de un toro para torearlo. Otros hacen lo propio con un novillo. Con las vaquillas se animan más y juegan a hacerle requiebros. Para que la gente acabe de perder el miedo sueltan a un mardano, un cordero macho que te dará como mucho un pequeño topetazo. Lo triste de la vida es que te den tantas oportunidades para saltar al ruedo y no quieras aprovecharlas.

1 comentario:

Evita Dinamita dijo...

Y que hables tu de "desperdiciar" oportunidades.... jajajaja!!!
Un abrazo :o)