martes, 9 de agosto de 2005

Canales
















Miro tus calles y son ríos. Tu vida queda totalmente condicionada por la existencia de agua.
Estoy viendo a un marchante que despotrica ante la llegada tardía de la barca que lleva el transporte urgente por un estrecho canal. Hay un montón de paquetes en cubierta, pequeños y grandes, pero destaca un gran lienzo que solo han cubierto ligeramente con papel de burbuja. En cuanto lo ve el marchante comienza a soltar una catarata de lindezas contra el encargado de embalar la obra de arte. Esto parece una película de Alberto Sordi. El hombre agita los brazos y pone el gesto típico italiano de las manos con las puntas de los dedos todas juntas. El barquero le pide calma diciendo que la cosa no va con él. En el mini muelle de atraque hay una polea oxidada para llevar los bultos de las barcas a tierra y el marchante pasa una cuerda por ella y lanza con mala leche la cuerda al barquero para que pase el cuadro por el nudo corredizo. El del bote esquiva el cordazo y la cuerda vuelve al marchante. Se empieza a encender el barquero y le lanza una mirada de "me marcho y te quedas sin cuadro". Ahora le cae la cuerda a las manos delicadamente y mira de reojo al marchante mientras rodea el cuadro para subirlo. Ya en tierra el cuadro, marchante y barquero firman los papeles de entrega evitándose las miradas. Y yo pensando ¡qué bonito es Venecia... para los turistas!

3 comentarios:

Athena dijo...

Ultimamente todo el mundo me recuerda que hay una ciudad que se llama Venecia y que yo no conozco... ¿Será una confabulación?

Preciosa la foto y ya se nota que sólo una ciudad como Venecia te podía hacer escribir tantas líneas seguidas ;o)

Charito Piedra dijo...

si que parece bonito, pero dicen que huele mal, yo por si acaso iré, cuando me lo permita el money a visitarlo...saludos

Javier dijo...

Yo he tenido suerte contemplando una ciudad con los canales limpios y sin olores. Merece la pena pasear en barco y callejear mucho. No os la perdáis.