viernes, 25 de noviembre de 2005

¿Y si no fuera yo?
















Un bullicio de gente va y viene, anda y se para, corre y piensa qué es lo que tiene que hacer. A veces nos sentimos capaces de detener la vida y poner a todos los personajes a nuestro antojo, buenos y malos, interpretando nuestro guión. A nosotros nos ponemos como un gran artista, un poderoso hombre de negocios, un deportista de élite, un afamado inventor o un envidiado altruísta que todo el mundo adora. El resto de los personajes nos quiere muchísimo por nuestros méritos; hay alguno que no ha sabido reconocer lo suficiente nuestras proezas y sufre lo indecible con nuestros logros, cosa que tampoco nos importa mucho. Nos despierta la primera persona con la que chocamos por la calle y nos preguntamos ¿a dónde iba yo?

3 comentarios:

Teresa dijo...

Me encanta la foto, muy acorde con el texto... que estará imaginando?

Yo más bien, me suelo imaginar más alta y más delgada, y toda la ropa que me podría llegar a poner entonces... y claro, tendría que ser más rica, y para ello, tendría que tocarme la lotería, o ser guionista de hollywood... y así una larga cadena de tonterías, que a veces me asaltan a modo de posesión infernal...
hasta que alguien me despierta, como tu bien has dicho jajajaj

besos

Anónimo dijo...

Kelkian...
estoy impresionado...
¡qué fotos!
y los comentarios...
aunque de este último no me queda claro si tropiezas con un personaje de verdad o de los imaginarios.
Soy amigo tuyo desde la infancia y no sabía de esta faceta tuya.
El último fué un abrazo camino Soria.

Javier dijo...

Querido Anónimo (aunque creo que no tanto):
El personaje del comentario de la foto podrías ser tú, yo o el chico del rickshaw. La vida sigue y lo importante es seguir teniendo sueños. Un abrazo