viernes, 29 de julio de 2005

Belleza
















La hondura de la belleza vacía mi mente de problemas y desasosiegos. Te da la libertad para huir de ti mismo y fundirte con todas las sensaciones que te provoca. Una ráfaga de placer, ensoñación y liberación de todas medidas que nos definen y así poder volar hacia lo infinito.

1 comentario:

Athe dijo...

Que envidia de vacaciones por dos¡¡¡