viernes, 27 de febrero de 2009

El guardián de la religión



































Supongo que la convicción íntima de cada uno acerca del orden de las cosas puede estar asociada a una religión, una ética, unos principios (buenos y malos) o un simple acatamiento de la ley. ¿Hasta dónde puede llevarnos ese convencimiento?

4 comentarios:

Almarosa Lunazull dijo...

me encanta... amo la fotografía... amo pensar que el mundo sí puede detenerse por un instante, que el tiempo tan eterno, puede también quedarse estático al borde del camino mientras le tomas una foto... mientras capturas sus imagenes difusas...

dios no es religión... es sentimiento...

Saludos, un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola!

La fotografía es parte de mi vida, y me encanta ver que hacen otros...me gusta como plasmas una realidad en tan sólo un clic.

Te invito a publicar tus fotos antiguas en el siguiente enlace, deja constancia de tu huella fotográfica en el SXX.

http://www.heraldo.es/especiales/sigloxx/

Javier dijo...

Hola Anónimo,

Siento decirte que todas las fotografías que he colgado en este blog están tomadas en el s.XXI (aunque puedan estar hechas en blanco y negro), por lo que no puedo publicarlas en ese especial s.XX
Gracias por todo
Un cordial saludo

Mari dijo...

Las convicciones son el centro de nosotros mismos. Cada cual tiene su verdad y todas son respetables.