viernes, 4 de enero de 2008

Gélido
































Nos quedamos congelados cuando escuchamos sobre nosotros palabras dolientes inesperadas, vientos de indiferencia o ráfagas de reproches sin motivo. El frío nos muerde hasta que encontramos en nosotros la llama del cariño.

5 comentarios:

Fernando S. dijo...

abrazos....feliz año.

Anónimo dijo...

Aire cálido, luz rojiza, cerca del hogar, es cariño y lo cura todo.
Feliz año nuevo.
Asun

lanobil, dijo...

Me duelen cuando son de alguien querido, y me indigna cuando provienen de alguien que no me conoce.
Un saludo y espero que puedas visitarme.

Javier dijo...

Saludos a todos y ¡feliz año nuevo!

Anónimo dijo...

Gélido, así has dejado tu blog!

Ánimo y Feliz Año!

Isabel