jueves, 22 de noviembre de 2007

Nos vigilan





























Creí ver al descendiente del ídolo de Peña Tú en Asturias. Pensé que se habían dejado los iconos religiosos y se había vuelto al culto a los dioses a través de sus esculturas. También podía ser un vigilante que protegiera los campos. Quizá la imaginación jugara a fantasear en exceso. Pude seguir mi camino pero mi mente siguió soñando curiosas funciones para aquella escultura.

2 comentarios:

Javier López Clemente dijo...

joder ¡es muy inquietante!

Salu2 córneos.

Diego de Rivas dijo...

Javier, si siguiera mi camino miraría de reojo a estos dos ojos por si acaso era ... el maestro Fernán Gómez.

Abrazos servetianos y estelares