lunes, 5 de febrero de 2007

Imperio impuesto



































César Augusto terminó de conquistar España con sangre, sudor y lágrimas. El imperio romano se ocupó de someter a sangre y fuego durante doscientos años a toda España y Portugal. Se exterminaron tribus, pueblos, millones de personas que se oponían a ser conquistadas. Muchos de ellos prefirieron el suicidio antes que verse sometidos y vendidos como esclavos. Grandes cosechas, tesoros y riquezas fueron camino de Roma. El valle del Ebro fue un lugar de grandes batallas y pérdidas irreparables, como lo ha seguido siendo en siglos venideros.

7 comentarios:

Javier López Clemente dijo...

¿Quien besó a la rana de ahí abajo para que se transformara en Emperador?

Salu2 Córneos.

Fernando dijo...

Yo no..como no fuera Valeria...

valeria dijo...

me están haciendo pensar....
antes que nada le quiero mandar saludos a Javier Burbano! Hola, Javier!
Luego: Diccionario Enciclopédico Sopena, Barcelona 1980. Este es el diccionario en 5 tomos que consulto antes de preguntar, y resulta que no contiene palabras como barbo ni sofocón! Pero gracias Fernando por "des-asnarme"
Igual me encanta como hablan, como se expresan, como se enojan, como se quejan, como se saludan!
Nosotos decimos vos en vez de vosotros, decimos che, decimos ta en vez de está, decimos dale en vez de está bien u ok....no sabemos lo que es sofocón, pero cuando lo oimos nos encanta che! Seguid así que nosotros venimos de vosotros!

Javier López Clemente dijo...

Con permiso del propietario de esta bitácora pero no puedo evitarlo
Hola Valeria.
un enlace:

http://es.wikipedia.org/wiki/Barbo

y una definición del diccionario on line de la RAE

sofocón.
(Del aum. de sofoco).
1. m. coloq. desazón (ǁ disgusto).


Un placer leerte, che.
Salu2 Córneos.

valeria dijo...

Aaaaaaaaahhhhhhhh gracias Javier López Clemente, pero es que soy "chapada a la antigua" y un diccionario para mí es de papel, esos de hojas finitas que hacen ruido al pasarlas.
Además, si me permiten voy a tener siempre preguntas para hacer y ustedes respuestas para dar.......
Saludos mil.
P.D.: yo no besé a la rana!

Javier dijo...

Me parece estupendo el intercambio lingüístico transoceánico.
Creo que a esa rana de abajo la besó un barbo del Ebro (sería barba, claro), y la rana-emperador, sin detenerse a darle un beso a la barba para que se convirtiera en princesa, arremetió con furia contra todo pensando que el destino lo había castigado sin una bella dama.
Saludos para todos

Fernando dijo...

menudo sofocón que ha cogido el barbo..pues no se la pega la barba!..es raro lo de la rana y el Emperador...daría para un cuento del otro Javier.
Valeria, no te fíes de nosotros que somos muy chungones y nos va la marcha palabreril...ojo!...que te cuente Javier Burbano lo del ternasco y el perejil...