jueves, 1 de diciembre de 2005

Lo que hay que ver...
















- No, no puede ser, pero ¿es él?
- ¡Sí, sí! ¡Míralo!
- ¡No me lo puedo creer!
- ¡Está con un caballete pintando!
- ¡Qué disparate!
- Y esta locura ¿cómo le ha venido?
- Dicen que fue a la ciudad a ver unas herramientas para el campo y le pilló un chaparrón. Se metió en un sitio con muchos cuadros colgados y se quedó como embrujao con ellos. No había visto nunca ningún cuadro de cerca y parece que le impactaron mucho las pinturas que vio. Dice que son las mismas cosas que él ve todos los días: montes pelaos, caminos, pueblos, gasolineras... Son cuadros de un tal Pepe Cerdá, que dicen que vivió en París mucho tiempo y ahora se ha retirado a un pueblo a pintar
- Chico, ¡qué cosas!
- ¡Míralo! ¡Hasta pone pose de pintor y todo! Ayer con la azada y hoy con el pincel
- ¡Lo que hay que ver!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues lo siento, no hay nada que ver. Blogger se está volviendo loco y no carga nada, ni fotos ni otras cosas. Tampoco me deja postear con mi identidad. Soy Nicolás, de mirandoaldesierto.blogspot.com

Javier dijo...

Vaya, Nicolás, lo siento. Tampoco en la foto se ve al que están señalando, pero creo que ahora se ha puesto a pintar desnudo (¡con el frío que hace...!)